Skip to main content

Las colonias proliferan en nidos primarios y secundarios. Es importante retirarlos después de los diferentes tratamientos

La Avispa Asiática (Vespa velutina nigrithorax) se encuentra en expansión en la península ibérica. Se trata de un himenóptero social, originario del sudeste asiático, que ha ganado terreno en el territorio español. En el año 2005-2006 se produjeron las primeras capturas de ejemplares en el departamento francés de Lot-et-Garonne. Poco a poco, la avispa asiática se estableció por la zona y actualmente se encuentra distribuida prácticamente por toda Francia. Cinco años después, en 2010, se avistó por primera vez en España, en la localidad de Amaiur, en Navarra. Desde este momento, el véspido ha conquistado la franja norte, descendiendo por la mitad occidental y por algunas zonas del mediterráneo.

Distribución de la Avispa Asiática por el territorio español

                Ciclo Biológico

Las nuevas fundadoras son los ejemplares fecundados que han pasado el invierno refugiadas en grietas y oquedades. En el mes de marzo, cuando la temperatura empieza a suavizarse y asciende ligeramente, las nuevas fundadoras emergen. Ellas serán las encargadas de crear el denominado nido primario. Al principio, la reina construye y mantiene el nido, donde pondrá sus huevos fecundados y, cuando eclosionen, alimentará a las larvas. A medida que el grupo de larvas se convierta en adulto, las primeras obreras ayudarán a la reina en la construcción y alimentación de nuevas larvas. De esta manera, la colonia irá creciendo de manera paulatina.

Las nuevas fundadoras son las encargadas de crear los nidos primarios

Llegado el momento, con la llegada del verano, la colonia se ha hecho suficientemente grande. Así, la reina buscará un lugar más elevado y abierto donde empezar a construir el nido secundario. Habitualmente, estos se ubican en los árboles, a diferencia del nido primario, que acostumbra a encontrarse en lugares más bajos y refugiados, como cualquier construcción humana sin demasiada actividad. Aquí el tamaño de la colonia ya es muy grande. El ritmo de construcción es frenético: la avispa asiática puede construir nidos de 1’5 metros de altura en semanas.

A pesar de esta descripción general, las colonias de Avispa Asiática han demostrado una enorme plasticidad. Pueden moldear su ciclo y adaptarse a las circunstancias. Por ejemplo, son capaces de reutilizar nidos, usar nidos enterrados o mantenerse en colonias durante dos años.

Ejemplares adultos y larvas de Avispa Asiática

                Estrategias de control de plagas

Para frenar la proliferación de la Avispa Asiática, en Lokímica utilizamos diferentes estrategias de control de plagas. La primera de ellas es el trampeo. Los técnicos instalan redes con el objetivo de capturar nuevas fundadoras que emergen de su hibernación para fundar una nueva colonia. Este método se aplica durante el final del invierno y el principio de la primavera.

Entre las estrategias correctivas, centradas en la eliminación de los nidos, destacan las siguientes. En primer lugar, el control de los nidos primarios. Normalmente se hace de forma manual sin emplear biocidas, por su ubicación refugiada y tamaño reducido. En este punto es fundamental la colaboración ciudadana ya que es habitual que sean avistados por ciudadanos en un entorno privado. Es recomendable llevar a cabo la retirada de noche o con la primera luz del día, para evitar que la reina se encuentre fuera del mismo y pueda crear otro nido después de la retirada.

En segundo lugar, tenemos el control de los nidos secundarios. Estas colonias se encuentran en los árboles y, por lo tanto, es más fácil identificarlas con la entrada del otoño y la caída de las hojas. Para estos nidos, los métodos de control son múltiples. En todos ellos, eso sí, es necesario usar EPIs adaptados a este tipo de véspido.

El Asiatic Wasp Ball es un método muy eficaz para acabar con los nidos secundarios

Así, podemos aplicar la pulverización manual. Para ello, debemos ascender al árbol con una cesta elevadora. También realizamos la inyección de producto en el interior del nido mediante el uso de pértigas modulares o telescópicas y bombear el producto desde la superficie con bombas manuales o mecánicas. Una tercera opción es la pulverización con drones. Por último, un método que ha demostrado una gran eficacia es el Asiatic Wasp Ball, como se conoce a la técnica que usa proyectiles con insecticida que son insertados en los nidos mediante el uso de una carabina semiautomática de aire comprimido. Esta estrategia facilita la eliminación de muchos nidos en poco tiempo y permite un uso menor de insecticida respecto a los otros métodos.

Independientemente de la forma de neutralización del nido que usemos, es recomendable retirarlos una vez haya cesado su actividad. Esto se debe a que los nidos son un elemento con residuo de insecticida. Su retirada también ayuda a evitar recurrentes incidencias ciudadanas, una vez la colonia ya ha sido eliminada.

Deja un comentario